Menu
A+ A A-

Novedades

cuatro-cuartetosWEB2

Poeta mayor de la lengua inglesa —y el que más influencia continúa ejerciendo en la lírica de Occidente—, T.S. Eliot (1888-1965) publicó Cuatro cuartetos en 1943. En esta extraordinaria obra de madurez, el autor reflexiona de nuevo sobre el tiempo: no aquel fragmentario y apuntalado contra las ruinas de la modernidad, según observó en La tierra baldía (1922), sino uno circular y ecuménico donde "En mi principio está mi fin" y "todo se añade"; el eterno retorno del apocalipsis a su génesis; la suma, en palabras del Eclesiastés, de "Aquello que fue ya es, y lo que ha de ser fue ya". Poema que indaga en la oscura fraternidad del hombre y la naturaleza; que busca la comunión perdida entre las cosas, el lenguaje y el espíritu —de ahí la rigurosa geometría formal del conjunto—, Cuatro cuartetos constituye simultáneamente, la pieza más refinada y austera, más ambiciosa e inspirada, de Eliot.

Un documento así, verdadero poema de poemas, exigía una versión al español como la que hoy ofrecemos de José Emilio Pacheco. Desde que apareció por primera vez en 1989, Pacheco no dejó de corregir y anotar su "aproximación", a la que había destinado buena parte de sus esfuerzos como traductor y que, sin lugar a dudas, constituye la más virtuosa y exhaustiva de Cuatro cuartetos. No resulta exagerado afirmar que cualquier edición de esa opus mirabilis, incluida la inglesa misma, debería contener las notas de Pacheco, varias de ellas fulgurantes ensayos, para comprender cabalmente tan hermético texto.

Da la impresión, parafraseando al propio Eliot, de que teníamos  la experiencia de haber leído Cuatro cuartetos, pero que nunca captamos su significado. Ahora, gracias a esta "aproximación" (una de las más esperadas del vasto catálogo de Pacheco), es posible acercarse y desentrañar dicho significado, restaurar la experiencia de su urgente lectura.

+
IdayvueltaWEB4

“Iba manejando mi Opel, pensando obsesivamente en Cien años de soledad, cuando de pronto tuve la primera frase. La primera vez que me vino la frase le faltarían uno o dos adjetivos; la redondeé: cuando llegué a Acapulco la tenía completita de tanto que la había madurado entre curva y recta; me senté, la anoté y tuve la certidumbre ya irrevocable de que tenía la novela.”
Gabriel García Márquez

“Estoy convencido de que el creador, en cuanto creador, es un hombre que está aislado, encasillado, que sus relaciones con la sociedad son siempre difíciles, que escapan a lo habitual, a lo que se considera lo normal. Me parece irremediable y además me parece evidente en todos los casos.”
Mario Vargas Llosa

“Los arquitectos insisten en que las Torres de Satélite no son más que una gran escultura y tienen razón. Para mí son pintura, son escultura, son arquitectura emocional, y me hubiera gustado colocar pequeñas flautas en sus esquinas para que el viajero que pasara por la carretera oyera un extraño canto causado por miles de sonidos en el viento.”
Mathias Goeritz

“Tiene usted los ojos muy rojos.” “Es que leo novela tras novela.”
Augusto Roa Bastos

“Una entrevista debe ser rápida y valiente, no importa que la persona quede puesta en evidencia. Mientras más en evidencia se le ponga, mejor será para los lectores que tratan realmente de conocer a la gente tal y como es. Una entrevista debe ser siempre una improvisación y conservar un aire entusiasta y provisional.”
Rosario Sansores

“Yo vivo muy encerrado siempre, muy encerrado. Voy de aquí a mi oficina y párale de contar. Yo me la vivo angustiado. Yo soy un hombre muy solo, solo entre los demás. Con la única que platico es con la soledad. Vivo en
la soledad.”
Juan Rulfo

+
Rumientes-y-fierasWEB264
Edición Alacena Bolsillo

Rumiantes y fieras persevera y amplía a la vez los temas y tonos más propios de la poesía de Antonio Deltoro. Ya el binomio del título, formado por términos hasta cierto punto opuestos, anuncia un conflictivo juego de contradicciones que afecta a todos los niveles de la existencia, tanto físicos como morales. Así, este conjunto de poemas, sin dejar de ser fiel a la compleja intimidad de su autor, oscila entre el microcosmo y el macrocosmo, el mundo doméstico y el salvaje, el abandono de un contemplativo y la actitud incisiva de un penetrante observador, la apariencia inofensiva y la implacable realidad de la naturaleza, en cuya vertiginosa cadena de vidas y de muertes, todos los seres –por ínfimos o enormes que sean– resultan víctimas y verdugos de alguien.

Ante este inevitable panorama, los fluctuantes versos de arte menor –con su agilidad escurridiza, donde rasgos líricos se unen a los narrativos, la imagen a la anécdota– favorecen la visión dinámica, abierta e inconformista de esta poesía, que siempre trata de ponerse en el lugar del otro, de lo otro, lo animado y lo inanimado, a veces para humanizarlos, a veces para deshumanizarse.

Antonio Deltoro, que “quisiera fundar una religión de agradecidos”, reconcilia en su espíritu creador la cordialidad machadiana y la abismada lucidez de Octavio Paz, hasta componer una de las obras más hondas y personales de las últimas décadas.

+
el-pactoWEB7
Edición Alacena Bolsillo

Narrada a dos voces por dos jóvenes de orígenes y bandos en apariencia distintos, El pacto de la hoguera nos traslada al Tabasco socialista de los años 1930, cuando se prohibió el culto católico y se quemaron iglesias a manos de los llamados Camisas Rojas, organización paramilitar al servicio del gobernador Tomás Garrido Canabal. El 30 de diciembre de 1934, un grupo de Camisas Rojas llegados a la capital para desfilar ante el presidente Lázaro Cárdenas disparó a los feligreses que salían de misa en la iglesia de San Juan Bautista, en Coyoacán, causando muertos y heridos.
Colorida e intrigante, la primera novela de Alfredo Núñez Lanz nos cuenta la historia de la devoción a un Cristo rescatado del incendio de una iglesia, el Señor de las Llamas, al que la feligresía va trasladando de casa en casa para protegerlo. Pero sobre todo, esta novela es una historia de amor, de una necesidad de posesión desgarrada y sin esperanzas, en el doloroso y contradictorio silencio impuesto a quienes sufrían por el amor que aún no osaba decir su nombre. Poblada de matices, olores y sabores que nos trasladan a aquellos años turbulentos, une con mucha solvencia y sin concesiones lo político y lo personal: el amor en los tiempos de la guerra, esa historia paralela que nadie nos contará.

+
Nunca_mas-WEB5
Edición Alacena Bolsillo

Pocas relaciones son tan intensas y a la vez pueden llegar a ser tan conflictivas como las que se establecen entre padres e hijos. ¿Qué sucede si los hijos son distintos y, aunque se esfuercen, no consiguen encajar en el molde que trazaron para ellos? ¿Qué, cuando la imagen paterna es en todo negativa y el hijo considera el rechazo un deber moral? Sin remedio, se produce un encontronazo, y la vida familiar del hijo se convierte en un infierno del que hay que huir a como dé lugar.

Joel Flores explora los laberintos emocionales del protagonista quien, recién instalado con su mujer en una ciudad fronteriza, recibe el aviso de que su padre se muere en un hospital de Zacatecas. Con la duda de ir o no a verlo por última vez, el resentimiento, la culpa y la imagen del viejo abandonado en un pabellón de agonizantes se enredan en su interior hasta jalar a la superficie los fantasmas más ocultos, más sepultados en su memoria, para configurar un bárbaro retrato de familia donde el padre, un militar de bajo rango, burdo y violento, destaca como el principal creador de la desdicha.

Nunca más su nombre nos muestra de manera descarnada que nunca hemos sido del todo dueños de nuestras decisiones ni de nuestro destino, que casi siempre actuamos obedeciendo impulsos difíciles de reconocer, y que a veces la única verdad se localiza en esa zona de la memoria que quisiéramos mantener velada hasta la muerte.

+
el-rostro-WEB

A decir de Paul Valéry, lo que más asombro le causaba en la memoria no era que volvía a decir el pasado, sino que alimentaba el presente: le daba réplica o respuesta, le ponía palabras actuales en la boca. Es de esta forma como Eduardo Antonio Parra traza en su novela, El rostro de piedra, el retrato acucioso, revelador y humano de un personaje que tanto la historiografía como el ideario popular convirtieron en mito. Esta obra singular, de narrativa poderosa y atrayente, es también un enorme fresco de la segunda mitad de nuestro siglo XIX, colmado de situaciones reconstruidas con las emociones y ambiciones de todos aquellos ilustres personajes que rodearon al Hombre de la Reforma durante su larga lucha por obtener y conservar el poder.

Parra establece un doble recorrido, paralelo, entre el recuerdo y la terrible actualidad de un Juárez aferrado a la silla presidencial, disminuido física, moral y políticamente. Al final de sus días ambos trayectos convergen, y pese a todo la memoria y el presente terminan para dar paso a la leyenda. Así, los momentos más significativos de la vida personal de Juárez se empalman de manera conmovedora con los años más intempestivos de nuestra historia, de la cual él se convirtió en el principal protagonista, al lado de algunos de los hombres más brillantes que ha dado la patria: los eminentes liberales.

Parra es cuidadoso de los detalles, los ambientes, los gestos, los humores, la escenografía entera del preciso (y precioso) recuerdo. Nos hace sentir espectadores privilegiados de un drama épico con personajes que se muestran convencidos de sus vicios y virtudes, sus convicciones y pasiones, no de su condición exclusiva de próceres de yeso y de bronce. 

Juárez es y será uno de los personajes más enigmáticos de esa novela llamada México. En El rostro de piedra se nos muestra todo el trasfondo: un hombre que, no obstante sus certezas o su condición de representar el espíritu de una época, navegaba entre la grandeza y los desaciertos, que era acosado por las dudas: un Juárez íntimo y apegado sin remedio a su condición humana.

+
La-buena-compania-WEB

Si cada libro escrito por Bárbara Jacobs nos hace sentir que hemos hecho una lectura indispensable, a la vez iluminadora y llena de misterio, aguda y sutil, acariciante y profunda, rebosante de vitalidad, y al mismo tiempo de sabiduría adquirida, este libro que ahora ella pone a acompañarnos hace que todas esas cualidades se multipliquen y a la vez se concentren.

La buena compañía parte del momento decisivo en el cual la autora, con sus manos sobre la mesa, vuelve visible algo que normalmente tan sólo está implícito en una biblioteca personal: el mapa de los libros que son fuentes de su placer y claves de su formación y de su tiempo. El orden que les da sobre la mesa, definiendo y hasta inventando géneros, se vuelve una deliciosa aventura literaria. Un viaje que emprendemos con Bárbara Jacobs en la buena compañía de sus libros y sus autores. Este libro es una inmejorable guía de lecturas, un tesoro de ingenio, una invitación generosa a la amistad de las palabras.

Alberto Ruy Sánchez

+
Por_Historia-de-un-chaman_WEB
Edición Bolsillo

Con el fin de ampliar la difusión de la obra fundamental de Fernando Benítez, Los indios de México, Ediciones Era publica los textos que originalmente aparecieron como libros independientes o aquellas partes de la obra que en sí mismas forman una unidad.

  Ésta es la historia, contada por él mismo, con toda la rica textura de su lenguaje, de un hombre que vive sin contradicción entre la realidad y la magia. En Jesús María, cabeza municipal y religiosa del mundo cora, en Nayarit, en la Sierra Madre Occidental que mira al Pacífico.

  Funcionario religioso y curandero, prodigioso narrador, el chamán Espiridión Altamirano Lucas –o Pilo Altamirano Luca, como él dice– nos habla aquí de sus correrías por los espacios sagrados, que son también, en un perfecto acuerdo, los de la vida cotidiana.

  Ritos, cantos, ceremonias, mitos y fábulas, hazañas y quebrantos, surgen de la experiencia y de la ceremonia ancestral, dioses y hombres conviven en el mismo plano. Y de este reportaje, de este documento fidedigno, parte del vasto trabajo emprendido por Fernando Benítez para recoger los signos de un mundo amenazado de extinción, se levanta un soplo poético.

+
Portada_Marcianos_WEB
Edición Alacena Bolsillo

Marcianos leninistas cuenta una serie de avistamientos ocurridos en la línea imaginaria que va de Moscú a la Ciudad de México. En lugar de notificar a Houston que tenemos un problema, y luego de demostrar que se encuentra en plena posesión de todos sus recursos literarios, el siempre magistral Mario González Suárez nos cuenta una serie de encuentros reveladores, obtenidos con un método narrativo inusual. Al preguntarse quiénes son en realidad los habitantes del planeta rojo –los comunistas o sus vecinos de Matamoros, Tamaulipas– y si ese mundo que nos vigila son nuestros primos en la colonia Lindavista, Mario González Suárez vuelve a levantar una orilla de la vida cotidiana a fin de mostrarnos una dimensión paralela: la de la gran literatura.

En esta novela disfrazada de libro de cuentos hay espías soviéticos que vienen a estudiar la política mexicana y estudiantes mexicanos que van a espiar a las bellas rusas; hay exilios políticos, deserciones de la KGB y desapariciones forzadas que podrían ser abducciones, teletransportaciones o secuestros con fines científicos; auténticos marcianos encerrados por error en hospitales psiquiátricos y falsos becarios mexicanos que se van a conocer Moscú a costas del gobierno ruso; autos importados a México de contrabando y platillos voladores que entran a hurtadillas en este planeta, a la par que una historia no oficial y fragmentaria de la relación entre humanos y alienígenas. El resultado es una enciclopedia de lo extraterrestre contada como literatura fantástica o, si usted no cree en los ovnis, sólo el más ambicioso y logrado libro de cuentos de un narrador sin parangón en esta parte del sistema solar.

Este libro es un pequeño paso para el hombre. Pero un paso que conduce a otra realidad.

+
Bajo-el-volcan-WEB
Ilustraciones de Alberto Gironella

El Día de Muertos de 1939, en Cuernavaca, Hotel Casino de la Selva, dos hombres evocan la pasión y muerte de Geoffrey Firmin, el Cónsul asesinado en idéntica fecha, un año atrás. En un pueblo de México donde se dan la mano infierno y paraíso, Geoffrey trata de vivir al margen de un mundo devorado por el frenesí de la destrucción. La culpa, el desamor, la soledad lo han llevado a una embriaguez que de algún modo resulta también la del conocimiento. El origen de su infortunio es, acaso, la traición a la fraternidad -como le advierte su medio hermano, Hugh, que lucha por una República española ya sin esperanza. Ivonne, la ex mujer de Geoffrey, vuelve para rescatarlo de la absoluta consunción. Pero es inútil, el amor se gastó en medio de la vida: sólo la muerte podrá salvar al Cónsul de sí mismo. Bajo el volcán que Geoffrey no logró ascender para librarse de sus propios fantasmas, yace el abismo de la Caída, la barranca infernal. Si los demás quieren salvarse, si todavía pueden huir del gran fracaso que acechaba a toda existencia, deben expulsar del jardín de la tierra (único paraíso que le fue dado al hombre) a todos los que pretenden destruirlo.

 Bajo el volcán -que es para algunos críticos la más autobiográfica de sus obras- fue comenzada por Lowry en 1934 y reescrita en tres ocasiones antes de ser publicada en 1947. Tragedia contemporánea, libro de una belleza y una emoción incomparables, novela que recupera las dos fuentes: el mito y la poesía, Bajo el volcán se juzga obra maestra en la narrativa del siglo XX, y su autor, Malcolm Lowry, uno de los pocos escritores que dejaron tras de sí una leyenda.  

+
Como-me-hice-monja-WEB
Edición de bolsillo

La aparición de esta insólita novela fue un auténtico terremoto en la literatura hispanoamericana. Desde en­tonces, este libro se ha convertido en un verdadero clásico de nuestro tiempo, un prodigio de experimentación, de­­licadeza ima­ginativa y “elegancia alucinada”. Una ficción desafiante y divertidísima que vale la pena leer y releer, porque entre sus páginas esconde una de las propuestas estéticas más atrevidas y provocadoras de las letras contemporáneas. César Aira es uno de los narradores más radicalmente originales, imaginativos e impredecibles.
De la mano de una destreza estilística sin par, el lector se deja asombrar aquí por un relato de infancia en el que todos los elementos tradicionales están al servicio de una secreta reflexión sobre la idea de realidad, las trampas del conocimiento y los límites del saber. El resultado es una obra atrapante e incendiaria, el laberinto de una “memoria inventada” en el que nada es como parece y todo se transforma. Justo lo que siempre enseña la mejor literatura.

+
la-liebre-WEB

Clarke, naturalista inglés, viaja a la Argentina para estudiar una liebre singular de las pampas, veloz como un rumor, pero que nunca nadie ha visto. Como corre el siglo XIX, lo guía un gaucho que muchas veces parece desorientado y lleva también, a pedido expreso del dictador Rosas, a un joven acuarelista sentimental que rara vez toca un pincel. Al parecer más por mérito de los caballos que de su baqueano, Clarke acaba encontrando a los indios de la nación huilliche, que recordarán los lectores de Entre los indios. Cafulcurá y sus súbditos lo reciben y agasajan pero, al mismo tiempo, lo dejan en suspenso con las historias que comienzan a contarle, contestan a medias sus preguntas, le dan nada por liebre.
Pero esta indagación es apenas el inicio de uno de los libros más ambiciosos y descarados de César Aira, una novela en la que a cada momento nos espera una historia de amor romántica y desgraciada como corresponde a la época, o un secuestro, o una tribu que habita el inframundo y ha elegido al mismo diablo como cacique, o una guerra en tiempos de paz perpetua. ¿Debe ser interpretada literalmente una historia? ¿No se trata en realidad de una alegoría o un engaño? ¿No es, incluso lo visto, una ilusión causada por la distancia, por la velocidad, por la luz, por la falta de accidentes geográficos?
Aira ha recuperado el papel central de la imaginación para la literatura latinoamericana. Una imaginación que prescinde de saberes, que usa los libros como un trampolín desde el que salta a sus más insólitas figuras. En La liebre la juega gozosamente en el contexto de la historia, tomando una rara distancia del realismo, reinventando los géneros que se leyeron ávidamente en el siglo antepasado: la novela por entregas, la crónica de viajes y, naturalmente, el melodrama y su potencia para anudar todo lo que parecía demasiado proliferante.

+
Por_los-rios-errantes-WEB

El protagonista y narrador es un adolescente que vive en una ciudad del norte de México, trabaja en un taller de reparaciones y tiene sus primeros escarceos con distintas muchachas, algunas amistades masculinamente silenciosas, deseos de ser músico. Vive con su madre, ve a veces a su padre (modelo de fracaso sentimental), va a fiestas, visita una cantina, se enamora de una joven que no le hace mucho caso. La violencia es algo de lo que se habla a veces, algo que les ocurre o les ha ocurrido a otras personas, a veces cercanas; es un rumor de fondo o una atmósfera cargada… hasta que en una fiesta la violencia alcanza al protagonista y lo envuelve, en escenas de acción extraordinarias.
En el ambiente de calor y machismo y fiestas y cheleo constante y coches y armas, con su trasfondo sutil de narcos, esta notable primera novela de su autor no cae en ninguno de los lugares comunes de la narrativa norteña y del narco; se concentra en las cuitas de su joven Werther y su relación con el desempleo y los anhelos incumplidos, con la separación, la soledad y los secretos de los padres, con la opacidad del mundo, del pasado y de quienes lo rodean, con la inacción que aturde y entristece, y logra un personaje redondo e inolvidable. Si bien aquí no hay balaceras ni ejecuciones, el contexto de la violencia en que se halla sumergida la ciudad llega en algún momento a tocar la vida de los personajes de modo directo y la transforma para siempre.
Novela de aprendizaje o de educación sentimental, Los ríos errantes llama la atención por la fuerza de su lenguaje, poético, rico, reposado, que nos habla de un narrador en pleno dominio de su estilo.

+
Portada-La-oveja-negra-WEB
Ilustraciones de Germán Montalvo

"Este libro hay que leerlo manos arriba: su peligrosidad se funda en la sabiduría solapada y la belleza mortífera de la falta de seriedad."

Gabriel García Márquez

 

"Imagine el fantástico bestiario de Borges tomando el té con Alicia. Imagine a Jonathan Swift y James Thurber intercambiando notas. Imagine a una rana del Condado de Calaveras que hubiera leído realmente a Mark Twain: he aquí a Monterroso."

Carlos Fuentes

 

"Los pequeños textos de La oveja negra y demás fábulas, de Augusto Monterroso, en apariencia inofensivos, muerden si uno se acerca a ellos sin la debida cautela y dejan cicatrices, y precisamente por eso son provechosos. Después de leer “El Mono que quería ser escritor satírico”, jamás volveré a ser el mismo."

Isaac Asimov

+
portada_los-dias-que-no-se-nombran
Antología personal

“Cuando el objeto ya no está, / cuando los actos mueren / queda aún la palabra que los nombra, fantasma / de presencias que se disuelven. / Envuelto en esta herencia nos llega el tiempo.” La palabra de José Emilio Pacheco nos lega su tiempo, la sucesión modesta de lo que vivió. Pero al recuperarse en su palabra, este tiempo deja de ser meramente anecdótico y crece, hasta volverse inmenso.


A José Emilio Pacheco le habla la memoria, pero también la naturaleza. En su poesía no es algo que esté más allá de nosotros: como el tiempo, nos incluye; como la historia, nos juzga. La ética no es un invento filosófico, es la consecuencia del rigor poético. “No hay sinónimos / existe nada más el término exacto, / una palabra para cada cosa. Debe ceñirse, / como la piel al cuerpo, a lo que nombra.”


Esta antología generosa prologada por Jorge Fernández Granados guarda todos los registros de nuestro gran poeta: el poema brevísimo de un solo verso y los poemas en prosa, sus trabajos tempranos y los últimos que publicó. Al leerlos jun­tos, siempre encontraremos su voz y, al recuperarla, también nos encontraremos.

+
Portada_-Bisonte-mantra

Bisonte mantra es un canto espiritual, la bitácora de un éxodo introspectivo a campo traviesa y un poema largo en el que se fragmentan dos desiertos –uno físico, otro inmaterial–, así como la experiencia de habitarlos.
Echando mano de diversas tradiciones espirituales, distintas maneras de acceder a lo trascendental que no suelen pensarse hermanadas –la mística oriental, la sabiduría armónica de las tribus originarias de Norteamérica, la escritura pagana que busca la iluminación–, el poeta construye una escalera que sube al cielo de la contemplación, pero que también baja al ras de piso de la acción y sus incidencias, y consigue ver ambos estratos de la vida como mitades inseparables y complementarias.


Entre reflexiones sobre la soledad y la muerte, comentarios exegéticos de textos literarios, traslados por carretera a través del paisaje interior, días de campo en un oasis y meditaciones que juegan a asomarse detrás del telón del universo, los poemas expresan oraciones que no necesitan de un dios. Al tiempo que la voz humana se injerta en el ecosistema que la rodea, recupera su pequeñez en el orden de las cosas, la maravilla de ser materia y conciencia a la vez, su peso y su levedad.


Este mantra, dilatado e imposible, aspira a recuperar esa comunión con el mundo natural que con tanta facilidad perdemos en la superficie de los días. Una búsqueda de sentido que aspira a la plenitud y la perplejidad. En el centro de este libro galopa la visión de una manada de bisontes. Su regreso restituye un orden antiguo y perdido. Cierta música esencial que vuelve a escucharse.

+
Web_SangreMedusa_Bol
Edición de bolsillo

La sangre de Medusa apareció en 1990. A diferencia de otras antologías de cuentos de José Emilio Pacheco, el presente volumen reúne los relatos de su etapa inicial, los publicados en su primera madurez en revistas de escasa circulación y algunos más que no se habían recopilado. 

Leídos en su conjunto, estos cuentos dejan ver la permanente fascinación de José Emilio Pacheco por la Ciudad de México y por el puerto de Veracruz: escenarios en los que aparecen personajes que exhiben los aspectos más oscuros de sus debilidades pero también revelan momentos luminosos que concentran dignidad y nobleza. 

En los relatos que integran La sangre de Medusa, José Emilio Pacheco puso en práctica el recurso de la difícil sencillez, arte en el que fue maestro. 

+
Web_Indios_Aira

Como suele pasar en cada una de las novelas de César Aira, genuino raro del continente, al mismo tiempo que una ficción divertidísima, Entre los indios es una sutil meditación que no entorpece el relato. En este caso Aira piensa sobre la naturaleza del deseo y cómo éste se trenza con la inteligencia, con el mal y con el miedo. 

Una noche en la pampa, el diablo decide aparecérseles a los indios. Su aparición, piensa, habrá de causar pánico. Pero al parecer, como este diablo es otro, muy diferente al que según el refranero acumula saberes con el tiempo, comete un error de cálculo. No ha tomado en cuenta que la noche elegida es de banquete. Los hombres y las mujeres han comido y bebido tanto, se hallan tan ahítos y agotados, que ya no están para ver nada y menos aún para huir. Apenas si logran verlo los niños que, lejos de aterrarse, lo asumen como un inmenso juguete al que montan alegremente. 

Por supuesto, el diablo no puede darse por vencido, así que resiste, insiste y persiste. Se resiste a admitir que su trabajo es fútil, persiste en su pretensión e insiste con otros planes y apariencias, a pesar de que fracasa en cada intento. 

Y estos fracasos acumulados, cada vez más gozosos, hacen que los lectores seamos presas de una curiosidad creciente, ya no en cuanto a ese diablo tan menso y fatuo que casi parece de pastorela, sino respecto a la tribu menos que modesta, cuyas posesiones son apenas caballos para montar, yeguas roba­das para comer y algunos toldos de cuero. A ese pueblo que no construye nada y prefiere no hablar (aunque cuando habla lo hace por horas, ceremoniosamente) y que logra resistir al diablo. Y eso en realidad es lo que nos cuenta esta novela.

+
Web_El-paso

En estas páginas el lector recorre treinta años cruciales en la vida de dos ciudades hermanas, protagonistas de episodios decisivos en la caída del Porfiriato y los ini­cios de la Revolución. 

Se trata de una historia cultural desco­nocida y subterránea porque en muchos aspectos se ignora deliberadamente, por­­que sigue los hilos secretos de actividades tales como el espionaje, las imprentas clandestinas y el contrabando de armas y drogas y, sobre todo, porque los vínculos que unen a las dos ciudades en cuestión son antiguos y profundos. 

Podemos entrever en este libro los orígenes de una serie de rasgos que hoy asociamos con la vida fronteriza y que a veces son producto de la tenaz política estadounidense de desmexicanizar la región. 

El autor es un hombre de la frontera al que su condición bicultural le da acceso a los archivos y colecciones de ambos países, contacto con los relatos familiares de su infancia, pero también la mirada aguda de quien sabe que el otro, eso que está de “aquel lado”, no es del todo otro ni está por completo “allá”. O al menos, no siempre lo estuvo. 

El material fotográfico reunido por el autor pasa a formar parte del texto e insinúa la riqueza de un repertorio iconográfico poco difundido. La sabia selección de las más de doscientas imágenes constituye uno de los mejores apuntalamientos documentales del libro. 

Muchos son los temas y protagonistas que asoman en estas páginas además de las figuras ya célebres de la insurrección norteña: curanderas místicas, periodistas subversivos, inventores ilumina­dos, revolucionarios anarquistas, desertores del ejército, fotógrafos aventureros, empresarios cinematográficos, tintoreros chinos, músicos que tocan valses y corridos, mujeres toreras, contrabandistas, espías, familias prósperas que huyen de la Revolución, trabajadores que van y vienen de un país a otro, vendedores y fumadores de opio… 

+
Web_Inventario_caja
Antología. 3 tomos

De 1973 a 2014, durante cuatro décadas, la columna semanal “Inventario” fue un referente insoslayable para comprender la cultura en México. La inmensa erudición de José Emilio Pacheco permitía a sus lectores acercarse lo mismo a la literatura mexicana que a la universal, a la historia y a los hechos culturales más significativos. Pacheco buscaba entender los acontecimientos ligándolos a contextos más amplios, de manera muchas veces inesperada.

“Inventario” se convirtió desde los primeros años en un nuevo género literario, un espacio donde todo cabía y donde todo se conectaba con todo en textos siempre ágiles, apasionantes e inteligentes, donde la historia y la literatura se cruzaban constantemente y donde a menudo se tenía la sensación de estar ante momentos cruciales.

En el género “inventario” convivían naturalmente la imaginación y la información, el sentido del humor y los textos más finos sobre los grandes poetas de la historia, de Safo a Juan Gelman. Muchos de sus temas volvían en nuevos “Inventarios”: la Intervención francesa, los liberales del siglo XIX mexicano, López Velarde, Darío, Borges, Paz, el modernismo, Vasconcelos, el asesinato de Obregón como escenario para personajes de ficción.

Pacheco siempre quiso que sus “Inventarios” se recogieran en libro, pero nunca todos. La presente selección sigue sus instrucciones y recorre las variadísimas facetas de esta columna. Estos tres tomos incluyen un tercio de los textos publicados y dan cuenta clara de su merecido prestigio. Inventario. Antología es el libro más largamente esperado de José Emilio Pacheco.

+
Web_Fuego_20

 Spinoza afirmaba que nadie puede saber lo que puede un cuerpo, Ana García Bergua se pregunta, en cambio, qué es lo que puede un fantasma. Qué puede cuando abandona un cuerpo pero sigue necesitando comunicarse con quienes sí lo tienen, qué sucede si sigue queriendo moverse por la ciudad en la que vivía, qué consecuencias produce su intento de transmitir sus afectos; en suma, qué pasa con su deseo: ése es el fuego que arde en Fuego 20.

 En el Distrito Federal a principios de la década de 1980, dos historias corren en paralelo. La de Saturnina, una muchacha ingenua y convencional pero que un día decide llamarse Ángela para poder meterse a curiosear en Fuego 20, una mansión del Pedregal que está en venta. Con esa travesura, Saturnina suspende sus temores y sus prejuicios y se convierte en Ángela, una joven atrevida, trepadora y falaz. En contrapunto a esta historia sorprendente y entretenidísima, vamos sabiendo de Arturo, quien ha venido de Xalapa a la capital para estudiar Medicina pero ha abandonado su carrera. Cuando lo conocemos su vida consiste en sacar sangre en un laboratorio, pero su rutina cambia y se complica cuando sospecha que su amigo Rubén puede estar entre las víctimas del incendio de la Cineteca Nacional.

 Por los días de la nacionalización de la banca, Saturnina y Arturo se encuentran. Pero su encuentro no sucede de la manera en que las comedias románticas nos han habituado a esperar. Antes y después, las sorpresas se suceden sin pausa…

+
Web_porfiriato_bolsillo
en la historia de México. Una conversación

El origen de este libro es una conversación en la que el eminente historiador Friedrich Katz y su amigo y colega de muchos años, el antropólogo Claudio Lomnitz, dialogan detenidamente sobre el Porfiriato y la Revolución. La plática fue grabada para una serie de programas que transmitió el IMER con motivo del centenario de la Revolución mexicana. En esta amenísima e inteligente charla, Katz y Lomnitz hacen un recorrido extraordinariamente informativo y ordenado, a la vez que sintético, por las condiciones reinantes en México durante el régimen porfirista; los treinta y cuatro años de estabilidad política en que desembocaron las pugnas del siglo XIX, y las causas inmediatas de la Revolución. Su mirada se detiene a continuación en las diversas etapas del periodo revolucionario: los problemas del gobierno de Madero y sus relaciones con la prensa, con el ejército y con Estados Unidos; la Decena Trágica y la participación en ella del embajador estadounidense; la revolución constitucionalista y la guerra civil que estalló 
al enfrentarse sus distintos bandos. Se asoman finalmente 
a las consecuencias de la Revolución y el régimen que 
dio forma a nuestro siglo XX. El resultado es una visión panorámica y condensada de la historia pre y posrevolucionaria de México.

+
Web_Tajimara_Bolsillo
Selección y epílogo de Hernán Lara Zavala

Los protagonistas de los cuentos aquí reunidos por Hernán Lara Zavala siguen inconscientemente sus impulsos emocionales al margen de los tabúes que les impone la sociedad para adentrarse en los terrenos prohibidos, secretos y subversivos que marcan toda la literatura de García Ponce: el incesto, la promiscuidad, la perversidad, el voyerismo. La palabra “imagen” en el título del texto con el que abre el volumen, “Imagen primera”, resulta doblemente significativa pues en ese concepto descansa buena parte de la génesis de la obra de su autor, para quien la “imagen” representaba una especie de epifanía a partir de la cual surgirían sus historias. En el caso de García Ponce este concepto se liga íntimamente a la figura de alguna mujer que lo impactó en cierta etapa de su vida y que cambiará de acuerdo con cada cuento donde una presencia 
femenina se convertirá en el leitmotiv de la historia.
En estos cuentos se reconstruyen las huellas emocionales, eróticas y artísticas que fueron moldeando la imaginación de Juan García Ponce a lo largo de su prolífica, dedicada y original carrera como narrador, uno de los más importantes y obsesivos de la segunda mitad del siglo XX. Tales huellas permiten desentrañar ciertos matices biográficos, espirituales y psicológicos que influyeron en la obra del escritor.

+
Web_moriras_lejos

Un hombre se sienta diariamente en la banca de un parque modesto a leer la sección de avisos clasificados del periódico. Puede o no ser un obrero desempleado que busca una nueva fuente de ingresos, un amante tímido que mata tiempo antes de su cita vergonzante, un padre que ha perdido a su hijo precisamente en ese lugar donde cumple un interminable duelo, un escritor que imagina las escenas de una obra de teatro.
    Morirás lejos es una novela original conjetural y por lo tanto es simultáneamente estas historias y también la del hombre que se instala cada día en el parque y puede ser un justiciero que vigila los movimientos de otro hombre, llamado eme, que se esconde en una de las casas vecinas y que, como sospecha que es acechado, observa al otro detenidamente tratando de cerciorarse de sus intenciones. No estamos seguros de si eme es un criminal nazi, culpable de actos atroces, ni de si el otro, que permanece sin nombre, finalmente lo ha localizado en una paciente persecución que se prolonga ya por años.
    La acción de Morirás lejos, esta inminencia fascinante que nos captura desde la primera página, sucede en unos pocos días. Pero este presente convoca un pasado que comienza muy lejos –en la guerra del Imperio Romano contra los judíos y la destrucción del Templo de Jerusalén– y que salta a la expulsión de Salónica, a la destrucción del gueto de Varsovia, para culminar en los campos de exterminio donde la Alemania nazi industrializó el genocidio.
    Morirás lejos, la mejor de nuestras novelas experimentales, es un relato de una contención y una inteligencia estremecedoras, una obra maestra que después de muchos años llega a las manos de nuevos lectores que pueden gozar de esta pieza clave de la narrativa mexicana y latinoamericana.

+
Orange Blue Green

Ingresar or registrarse