Menu
A+ A A-

Infantil y juvenil

Resultados 1 - 12 de 12
web_alicia_empastado
Nueva edición empastada

Con el único objeto de divertir a una niña de siete años, Alice Liddell, Charles Dodgson, un joven profesor de matemáticas en la Universidad de Oxford, escribió, en 1862 y con el pseudónimo de Lewis Carroll, Alicia en el país de las maravillas.

Carroll nunca imaginó que su cuento, publicado por vez primera en 1865, se iba a convertir en una de las narraciones más leídas de todos los tiempos. A fines del siglo XIX el mismo Carroll hizo esta versión infantil de su libro clásico, que se publica con las ilustraciones originales y en la excelente traducción de José Emilio Pacheco.

Alicia para niños conserva intactas las virtudes del libro más extenso. Por seguir a un conejo blanco la pequeña Alicia entra en un mundo en que suceden las cosas más fantásticas y surgen personajes extraordinarios como la Liebre de Marzo, el Sombrerero, el Lirón, el Gato de Cheshire y la Reina de Corazones. Dirigido a la infancia, Alicia para niños ha demostrado a lo largo de 150 años que es un libro inagotable y fascinante para personas de todas las edades.

+
barajas-la-princesa-selenita

Hace muchos años, en un reino muy lejano, un apuesto príncipe se encontró con una bella aristócrata porfiriana. Él era el heredero del trono de Polonia y se llamaba Jean Joseph Evremond Sperry Poniatowski; ella se llamaba Dolores pero se apellidaba Amor, y él cayó rendido a sus pies. El príncipe y la aristócrata se casaron y tuvieron tres hijos, entre ellos, una princesita a la que bautizaron bajo el nombre de Hélène Elizabeth Louise Amélie Paula Dolores Poniatowska Amor, a la que todos llamaban Elenita.

+
libroadivinanzas
Versiones de José Emilio Pacheco

Un juego que atraviesa los siglos sin envejecer: Monika Beisner ha seleccionado las más bellas adivinanzas de las tradiciones de todos los países.

Gracias a José Emilio Pacheco, enigmas, charadas y adivinanzas se convierten en pequeños y sorpresivos poemas cuya clave hay que adivinar. Mira bien las imágenes de Monika Beisner: en ellas encontrarás todas las soluciones. Pero en su riqueza fabulosa se ocultan también horas de ensueños y viajes imaginarios.

 

pantalla-video-adivinanzas

+
pushkin-cuentos
Guapos príncipes y bellas princesas en apuros, reinas malévolas, reyes caprichosos, un pez que habla, un gallito justiciero, un cisne mágico, héroes convertidos en zancudos, abejones o moscas habitan estas páginas, adaptadas de las leyendas y cuentos populares por el gran poeta ruso Alexánder Pushkin. +
poniatowska-lilus-kikus-2014

Hace muchos años, tal vez trece o quizá un poco menos, apareció un libro de sueños: los tiernos sueños de una niña llamada Lilus Kikus para quien la vida retoñó demasiado pronto. Lilus sabía poner orden en el mundo sólo con estarse quieta, sentada en la escalera espiral de su imaginación, donde sucedían las cosas más asombrosas, mientras con los ojos miraba cómo se esfumaba el rocío y un gato se mordía la cola o crecía la sonrisa de la primavera [...] Todo en este libro es mágico y está lleno de olas de mar o de amor como el tornasol que sólo se encuentra, tan sólo en los ojos de los niños: Juan Rulfo.

+
flores-trabalenguas

El mundo de las lenguas indígenas nunca fue tan divertido como con este libro. Encontraremos que en náhuatl existen palabras larguísimas, que es todo un reto pronunciar, y que además nos hablan de una cultura y una visión del mundo que difiere en muchas ocasiones de la que conocemos. Acercarnos a los trabalenguas nahuas es aproximarnos a un mundo tan interesante como desconocido. Pero no hay que preocuparse, que gracias a las traducciones, no nos perderemos.

+
flores-sirena

El presente texto narra las aventuras de un telpokawa, “muchacho, después de haber sido condenado al sacrificio como ofrenda a la sirena a cambio de la liberación de su padre. La ichpokawa, “muchacha, su hermanita, logra enterarse y ayudar a su hermano a escapar. En sus peripecias para sobrevivir, el telpokawa se encuentra con diversos animales, encuentros en los cuales vemos que hay que aceptar la reciprocidad y el respeto a la naturaleza para convivir con ella.

+
flores-escuinclito

Este pueblo es muy peligroso: mucha gente se está muriendo. Hace tiempo que alimentamos a una serpiente gigante. La gente no la mata porque en el intento seguro ésta se comería a todo el pueblo. Ahorita mismo fueron a colgar a una muchacha en una rama alta para que la devore. Ya debe estar colgada porque a medio día viene la serpiente por ella.

+
fernandez_garval2

Miguel Fernández-Pacheco, un escritor que se mueve con soltura en la noche encantadora de la Edad Media, juega de nuevo la apuesta de Odo de Cheriton, combinando la certeza de nuestra ferocidad y oponiéndola a la brutalidad inocente de la naturaleza. Con elementos tomados de las leyendas que conforman el antiguo venero que alimenta su obra, mezclados sabiamente con una sensibilidad contemporánea, Fernández-Pacheco transfigura una vieja historia –envuelta en una “agreste fragancia– y nos la devuelve nueva y animada por un lenguaje en el que resuenan los ecos de las fábulas, esas cartografías que señalan el curso de los viajes espirituales en los que todos nos hemos embarcado.

+
carroll-alicia
Con el único objeto de divertir a una niña de siete años, un joven profesor de matemáticas escribió, con el pseudónimo de Lewis Carroll, Alicia en el país de las maravillas, que se convertiría en una de las narraciones más leídas de todos los tiempos. A fines del siglo XIX el mismo Carroll hizo esta versión infantil de su libro clásico, que conserva intactas las virtudes del libro más extenso y se publica con las ilustraciones originales en una hermosa versión de José Emilio Pacheco. +
bracho-ciempies

En este alegre poema para niños de Coral Bracho todo puede suceder en un torrente lúdico. Un ciempiés deja por un rato sus dos pulgas vestidas –una de hada y la otra de Robin Hood– a un improvisado cuidador que, preocupado e inquieto, sufre con su libertad e inventiva mágicas y alegres. Cuando el ciempiés regresa, se descubre la tierna y gozosa complicidad que lo liga con ellas. Las hermosas ilustraciones de Rafael Barajas, “el Fisgón, que comparten el carácter del texto, proporcionan un escenario gráfico idóneo para este memorizable poema.

+
berocay-abuelo
Hacía un par de años que Marcos no veía a su abuelo, pero pensar en él le despertaba un sentimiento tibio en la barriga y también un montón de dudas. El abuelo Felipe era cálido, divertido y osado. Tenía una cara cómica, le gustaba leer novelas policiacas y siempre inventaba aparatos extraños que no servían para nada. Cuando sus padres lo llevaron a pasar unas vacaciones en casa de su abuelo, muy lejos estaban tanto ellos como el propio Marcos de imaginar las increíbles aventuras que viviría en esos quince días trepidantes. +
Orange Blue Green

Ingresar or registrarse