Menu
A+ A A-

Cuento

Resultados 1 - 24 de 56
Web_Tajimara_Bolsillo
Selección y epílogo de Hernán Lara Zavala

Los protagonistas de los cuentos aquí reunidos por Hernán Lara Zavala siguen inconscientemente sus impulsos emocionales al margen de los tabúes que les impone la sociedad para adentrarse en los terrenos prohibidos, secretos y subversivos que marcan toda la literatura de García Ponce: el incesto, la promiscuidad, la perversidad, el voyerismo. La palabra “imagen” en el título del texto con el que abre el volumen, “Imagen primera”, resulta doblemente significativa pues en ese concepto descansa buena parte de la génesis de la obra de su autor, para quien la “imagen” representaba una especie de epifanía a partir de la cual surgirían sus historias. En el caso de García Ponce este concepto se liga íntimamente a la figura de alguna mujer que lo impactó en cierta etapa de su vida y que cambiará de acuerdo con cada cuento donde una presencia 
femenina se convertirá en el leitmotiv de la historia.
En estos cuentos se reconstruyen las huellas emocionales, eróticas y artísticas que fueron moldeando la imaginación de Juan García Ponce a lo largo de su prolífica, dedicada y original carrera como narrador, uno de los más importantes y obsesivos de la segunda mitad del siglo XX. Tales huellas permiten desentrañar ciertos matices biográficos, espirituales y psicológicos que influyeron en la obra del escritor.

+
Web_los-ninos-estan-locos

El territorio de la infancia es misterioso. Somos al mismo tiempo que estamos dejando de ser lo que somos, que de veni mos lo que anhelamos o lo que te memos. Los otros nos moldean, sobre todo los adultos, pero también nuestros pares: la sociedad, la manada.
    El mundo de los varones, en particular, es el mundo de la patraña y la fanfarronada, la ignorancia y la jactancia, la violencia y el encubrimiento. Eso que designamos con la palabra machismo y que –aliado con el matriarcado modoso– se propaga en un sinnúmero de imposiciones y complicidades y ritos de iniciación que nuestros hijos, esos inocentes, aprenden a temer y al mismo tiempo a imitar. Poco a poco, las niñas y los niños ya están locos: en ellos se encarnan las creencias y la credulidad de una época. Son las cobayas con las que la sociedad experimenta, y Héctor Manjarrez nos hace sentir con mucho tacto –con tristeza y destreza– cómo aprenden a acostumbrarse los chicos a hábitos que al principio les producían azoro y miedo.
    Por estas páginas rápidas pasan las imágenes de alto contraste de nietos y abuelos, madres e hijos, padres ausentes, sacerdotes y familias, adolescentes y sexo, futbol y violencia, trabajo y sueños, estrellas de cine y Presidentes en coches sport, política y nacionalismo...
Conforme la Ciudad de México va creciendo, sus víctimas principales –las mujeres y los niños– nos miran desde este retrato fi dedigno, doloroso, humorístico y tierno de un tiempo que para ellos, que éramos nosotros, era el presente. Y un día se oyó a lo lejos algún balazo que mató a John F. Kennedy cuando ya la inocencia (o la ignorancia) se agotaron.
    Pero la historia se sigue repitiendo. Lo que aquí se cuenta es lo que sigue pasando. Ustedes estamos locos.

+
web-norte
Eduardo Antonio Parra (compilador)

Durante los últimos cien años los narradores nacidos o radicados en el norte se han multiplicado, alimentando con sus historias un imaginario colectivo que se desenvuelve en líneas fronterizas, desiertos, cadenas de montañas y urbes populosas donde habitan o deambulan lugareños y migrantes, gringos extraviados e indígenas supervivientes, seres de carne y hueso y espectros surgidos de realidades alternas. Desde los tres miembros del Ateneo de la Juventud incluidos aquí, Martín Luis Guzmán, Alfonso Reyes y Julio Torri, pasando por clásicos de la Revolución, como Rafael F. Muñoz y Nellie Campobello, hasta llegar a los jóvenes escritores en activo, hay en las presentes páginas un “aire de familia” que cualquier lector será capaz de reconocer.
Si la obra de aquellos fundadores devino piedra angular de la literatura mexicana contemporánea, autores como Rubín, Revueltas, Arredondo o Valadés elevaron la escritura del cuento hasta su punto culminante, y dieron paso a los miembros de las siguientes promociones hasta llegar a Gardea, Elizondo Elizondo y Sada, conocidos en los ochenta como “los narradores del desierto”. Y en la década del noventa –cuando se comenzaba a hablar de la literatura del norte o de la frontera–, aparecieron Élmer Mendoza, David Toscana, Luis Humberto Crosthwaite, Cristina Rivera Garza, Juan José Rodríguez y Julián Herbert, a quienes siguen los escritores surgidos en el cambio de milenio, que abren nuevas rutas temáticas y técnicas, y acuden a géneros y subgéneros antes desdeñados, con lo que mantienen en el centro del debate literario la producción regional.
Norte. Una antología es una muestra de cuarenta y nueve narradores del norte. Su propósito es acercar y hacer perceptibles a todos los lectores esos rasgos que distinguen el ser norteño, tanto en lo que respecta a los hombres y mujeres que habitan esa realidad como a los personajes surgidos de la imaginación de sus creadores.  

+
poniatowska-de-noche-vienes-bolsillo
Nueva edición de bolsillo

Hay grandes zonas del comportamiento de nuestra sociedad que damos todos por sentadas, y en las que muy rara vez se adentra la literatura mexicana. En los relatos de De noche vienes, Poniatowska se aventura, con penetración, lirismo, humor, sensibilidad y oficio notables, en esas zonas oscuras: las relaciones entre los sexos y entre las clases en México. Pocos autores tienen el talento de Poniatowska para observar a personas y costumbres, y para reproducir el habla mexicana: sus diminutivos, sus dislalias, sus momentos reveladores...

+
revueltas-dormir-bolsillo
Nueva edición de bolsillo

El cuento es para Revueltas un género que exige suplir la extensión por la intensidad, y que por lo tanto requiere del autor una difícil concentración de sus dones. En el momento de su primera edición, Dormir en tierra fue señalado por la crítica como un libro clave para la nueva narrativa mexicana. Algunos de estos relatos han sido incluidos en antologías y son ejemplos de una sabiduría literaria que se revela en el uso de la palabra justa, evocadora, inquietante: la palabra que penetra la realidad y la explota en sus zonas más laberínticas y profundas. Para Revueltas ni la mente ni el sentimiento del hombre han sido iluminados hasta el fondo, y son esas zonas aún intocadas donde se hallan las contradicciones del ser, las que atraen su apasionada atención de escritor. Un universo en el que todo está en pugna y en claroscuro acoge seres cuya íntima desgarradura es la más convincente prueba de su condición humana: seres que luchan contra un mundo imperfecto, cruel y absurdo, casi indiferente, y deben además combatir algo que está dentro de ellos mismo.

+
revuletas-dormir-en-tierra-nueva-edicion
Nueva edición

El cuento es para Revueltas un género que exige suplir la extensión por la intensidad, y que por lo tanto requiere del autor una difícil concentración de sus dones. En el momento de su primera edición, Dormir en tierra fue señalado por la crítica como un libro clave para la nueva narrativa mexicana. Algunos de estos relatos han sido incluidos en antologías y son ejemplos de una sabiduría literaria que se revela en el uso de la palabra justa, evocadora, inquietante: la palabra que penetra la realidad y la explota en sus zonas más laberínticas y profundas. Para Revueltas ni la mente ni el sentimiento del hombre han sido iluminados hasta el fondo, y son esas zonas aún intocadas donde se hallan las contradicciones del ser, las que atraen su apasionada atención de escritor. Un universo en el que todo está en pugna y en claroscuro acoge seres cuya íntima desgarradura es la más convincente prueba de su condición humana: seres que luchan contra un mundo imperfecto, cruel y absurdo, casi indiferente, y deben además combatir algo que está dentro de ellos mismo.

+
web-inmaculada-tentacion
y otras fábulas crónicas

Éste es el libro de las puertas de Pandora, pero también de las puertas chinas, y de los círculos del infierno: porque quien en estos cuentos abre una puerta, pronto habrá de encontrarse con una puerta más, más tentadora y más terrible, que inevitablemente, para gozo y horror de los lectores, desde luego, no podrá evitar abrir.
Cuentos donde empezamos compartiendo un olvido que, conforme se disipa, revela que la ciudad que parece Madrid es más bien la pesadilla de Madrid, que el pasado colonial novohispano no es el de la historia rigurosa sino otro, irremediablemente iluminado por la lumbre de la leyenda, no la verdad de los Evangelios sino la insidiosa herejía, pero sobre todo descubrimos estremecidos cómo estas mujeres y estos hombres vienen de otros lugares, que hubieran preferido seguir ignorando.
Al final lo fantástico es siempre una puerta que lleva a otra puerta, corredores, laberintos, carreteras nocturnas, pero al final de su huida vertiginosa, en el último de sus recodos, está la verdad, insobornable y fascinante y dura como un espejo de obsidiana; como la muerte.

+
portada_dios-en-la-tierra_bolsillo
Nueva edición de bolsillo

Es éste uno de los grandes libros de relatos de la lengua española. “Dios en la tierra, Dios vivo y enojado, iracundo, ciego como Él mismo, como no puede ser más que Dios, que cuando baja tiene un soloojo en la mitad de la frente no para ver sino para arrojar rayos e incendiar, castigar, vencer. En sus narraciones breves, Revueltas desata menos la fogosidad de su pasión que la intensidad: una escritura al borde de la muerte, del conocimiento, del caos, del exceso.

+
cavernas

Hay libros que nos invitan a pasar a la casa primordial, al mismo tiempo sagrada y obscena: la casa del mito, del inicio y del final, la casa que ha estado siempre, incluso antes de sus primeros habitantes, la caverna.
Al mismo tiempo, la caverna es el archivo mágico de todos los ritos, de todos los sueños, de todas las narraciones, la caverna es el origen de la literatura y, al volver a ella, volvemos a su manera más resistente y a todas sus ramas. Aquí se reúnen no sólo los cuentos de Luis Jorge Boone, sino los de todos, los de la tribu.
En este libro encontramos personajes asediados por fantasmas, pero también a otros que, al alcanzar la orilla opuesta de sus vidas, terminan convertidos ellos mismos en espectros. Jóvenes que viajan por el desierto en compañía de desconocidos, un músico enamorado de la muerte, un niño que espera la llegada de una tétrica procesión, científicos eminentes que buscan traspasar los límites de la especie humana, un solitario que observa la destrucción del mundo desde el espacio.
Estas Cavernas se conectan no por el hecho de compartir personajes o de suceder en la misma ciudad o en la misma época. Estos cuentos lo son cabalmente, sin excusa ni aspiración a la novela. Son cuentos, porque necesitan ser cuentos. Su ritmo, su precisión, su saber decir con urgencia exigen este género. Pero los une entre sí lo hondo de su obscuridad, que permite que se abra el pasaje al otro lado: aquí hay visiones inalcanzables para los no iniciados y, en sus simas, el tiempo vuelve con sus violencias cíclicas, trayendo también la belleza terrible que espera a los que se arriesgan.

+
portada-hojas-de-papel-volando-[corregida]

Los cuentos de Elena Poniatowska se reúnen en estas Hojas de papel volando y al leerlos y releerlos compiten la risa con la calentura, la tristeza que causan los abandonos, las traiciones, las ilusiones perdidas, con los gozos del enamoramiento, con la ilusión de la esperanza, con el placer de lo que se aprende.
Este libro es fiesta de las voces, de todas las voces: las populares que iluminan sabrosísimas la calle y los cuartos de azotea, pero también las cultas y las que se pretenden cultas en las cenas elegantes con presidentes y embajadores. Fiesta del género también o la prueba de que en el cuento se echa la casa por la ventana de unas pocas páginas. Las exactas, las necesarias, las perfectas.
En este libro hay mucho amor: a los cuadros y a la literatura, amor filial, amor sexual y ese amor suave que se llama amistad. Amor que es también una forma muy fina, muy detenida de mirar. Hay aquí también muerte y rabia y odio, pero todos vistos con los ojos valientes del amor. Elena Poniatowska es nuestra mayor valiente, lo demuestra siempre, cada vez, su ternura.

+
web_obrareunida-jr3
RELATOS COMPLETOS: El apando / Dios en la tierra / Dormir en la tierra / Material de los sueños

Esta amplia compilación en siete tomos de las obras más destacadas de José Revueltas, tanto en el campo de la narrativa, en el que se ubican sus libros más conocidos, como en la dramaturgia, el guión cinematográfico, la crónica, la autobiografía y el ensayo, constituye un panorama muy completo del trabajo de uno de los escritores mexicanos más importantes y un homenaje con motivo del centenario de su nacimiento.

+
web-lasangrede-medusa-2da
y otros cuentos marginales

A diferencia de sus novelas, de sus poemarios y de las otras colecciones de sus cuentos, La sangre de Medusa no fue concebido por José Emilio Pacheco como libro desde su origen, sino que es la reunión de los relatos escritos por su genio precoz en los primeros años de su carrera, los publicados en sus años de primera madurez en revistas poco conocidas, y algunos más que no se habían recopilado. Pero estos cuentos dispersos, en cuanto son leídos en un solo volumen, dibujan una constelación.
Esta nueva edición, trabajada hasta poco antes de su muerte, es el legado de la insobornable exigencia de Pacheco: la obra siempre puede mejorarse y por lo tanto hay que seguirlo haciendo. No basta el tajo del genio que convierte las lecturas de una vida en voz propia. Para convertirla además en voz nuestra, en habla impecable, es también necesaria la delicada acción repetida y modesta del sabio, quien con infatigable pincel mínimo, más que modificar lo que dijo una vez, décadas atrás, lo concentra, lo aclara, lo pule; lo acerca a su verdad mejor.

+
web-mi-corazon-es-la-piedra

Personajes de la vida cotidiana cuyas vidas parecen puntuadas sólo por los sucesos más normales –un profesionista maduro que frecuenta a una prostituta más atractiva que su mujer, un escritor primerizo que trata infructuosamente de terminar su primera novela, una viuda reciente que piensa haberse librado de un matrimonio aburrido, un joven de clase media que fantasea con una muchacha bohemia, un hijo abnegado con el padre en coma– en manos de Luis Carlos Fuentes enfrentan de pronto hechos inusitados, tremendos, abismales. 

La tensión de estos relatos tiene su raíz más honda en ese encuentro de la violencia y lo fantástico, ese deslizamiento del ámbito de la costumbre a lo sobrenatural. Por medios engañosamente realistas, el autor sabe caminar con paciencia y detalle para también imaginar con precisión el tránsito de fuego que transforma las cosas y nos revela su reverso oscuro. Como insensiblemente arrastrados por la creciente de un río que bulle de deseo o de odio, sus protagonistas desembocan en el mundo inquietante del sueño y la entremuerte. 

Ambas tradiciones, la realista y la fantástica, poderosas y celosas, encuentran en estas condensadas páginas un terreno de diálogo, una nueva fertilidad que anuncia a un autor capaz de percibir otras realidades en la realidad.

+
chimal-gente-del-mundo

Puede que este breve libro sea apenas un resto, una ruina, lo que queda de una miríada de civilizaciones. Un puñado de textos muy breves, donde en un gesto crucial queda esbozada una cultura. Una colección de ilustraciones que producen la imagen alegórica de todo un pueblo. Puede que este breve libro sea una colección de futuros, un lugar donde algunos ejemplos sirven como conjuros que, además de convocar con la precisión de muy pocas palabras, sugieren variaciones, series. Se quedan en la memoria y sugieren también lo que no dicen.

No se puede confiar en lo que surge a primera vista: por­que estos mundos emergen de la trama conjetural de traducciones, polémicas, leyendas y versiones imposibles de verificar o desmentir, cruces que los llamados a pie de página, y por lo tanto a fuentes ulteriores de erudición, postergan aunque parecen estar cimentándolos. No se puede confiar en la naturaleza histórica de los textos, no se sabe cuál es la relación entre los textos y las ilustraciones, no se sabe cuál es la relación entre el autor de los textos y la autora de las imágenes. Hay entonces que jugar. Decidirse a ser arqueólogo y demiurgo.

Alberto Chimal es el mejor lector en los últimos años de Calvino y de Borges porque en vez de admirarlos desde la cita, se aboca a volver a imaginar. En un medio sobresaturado de fidelidades a la prensa, este libro reaparece y refresca un panorama editorial unánime. Hay que celebrarlo. Hoy Gente del Mundo es más importante que nunca.

+
parra-angeles-putas

Este volumen recoge cuatro cuentos de Eduardo Antonio Parra que son ya clásicos de la li­teratura mexicana. Representan una selección de lo que Parra hace incomparablemente: narrar sin concesiones, sin atajos; aquí está su don, su toque de gracia, pero también el arduo trabajo de su arte. El premio es la intensidad de las verdaderas metamorfosis, las interiores.

A través de unos pocos personajes, están aquí pue­blos y ciudades pequeñas y grandes. No son pai­sajes, como en el costumbrismo y la crónica, son mundos. San Buenaventura, Hualahuises, Ciudad Juárez cobran la consistencia de todos nuestros pueblos y nuestras ciudades. Porque en estos relatos hay putas y ángeles, matones y mártires, pero sobre todo está el momento de su transformación: cuando un personaje se revela tan completo que desde su abismo se nos convierte no sólo en persona, sino en nuestro; la diferencia es la misma que distingue las palabras “recordable” y “memorable”. Su presente es tan intenso que acarrea un pasado amplio, pero aquí las costumbres, los usos, las rutas aceptadas vuelven desde el punto en que la violencia las corta; sin perder un ins­tante su poder de fascinación, narran un momento extraordinario y lo crean. 

+
anochedormi

Héctor Manjarrez publica una nueva e insólita colección de cuentos. Cuentos de Londres, de La Habana, de Managua, de la Sierra Madre Occidental, de la Ciudad de México. Cuentos sobre el siglo XX que acabó y que no acaba. Cuentos sobre cómo recordamos, añoramos y no logramos salir del siglo XX, con sus revoluciones políticas y sus revoluciones íntimas, sus aventuras y sus exilios. Cuentos de mujeres: presentes o añoradas, oprimidas o liberadas. Todas estas mujeres están interminablemente vivas. Sobre todas, la vivísima Concha que apareció por primera vez en El otro amor de su vida y ahora nos regresa en los seis cuentos enlazados de una semana santa entre los indios.

El tiempo en Anoche dormí en la montaña pasa a veces muy rápido y en otras con la lentitud placentera cifrada en la palabra despacito. Como en la buena música. Como en la buena cama. Y es que en estos doce cuentos –ya el número es sabio– la velocidad y la paciencia son especies del mismo saber: el de quien inventa como si recordara y escribe como si estuviera platicando. Es el tiempo del tigre que reposa y del tigre que ataca.

Estos cuentos laten con tanta fuerza que son, con toda la potencia de la palabra, memorables. La precisión de sus verdades, de los detalles que se observan con amor y dolor, nos comunica un genio verbal generoso, que nunca se pierde en su propia celebración, que está tan cerca de la voz de todos como de la suya propia, la de cada ocasión y cada personaje.

Éste es el libro perfecto para empezar a leer a Héctor Manjarrez o para seguir leyendo a uno de los autores más entrañables, más sabios, más honestos de la literatura de América Latina.

+
desterrados

Los desterrados no son solamente los nómadas que han dejado su casa para cruzar el último río, el que no llega nunca, o los que hu­yen de la muerte para, al final, encontrarla en otra parte. Los deste­rrados de estos quince cuentos son también los que se quedan en su lugar cuando ya no queda nada, cuando el progreso de los demás ha arrasado las maneras de seguir viviendo, cuando la violencia se ha quedado con la noche y con las calles, pero también cuando el deseo destruye todo lo habitual. Los desterrados son quienes han llegado al momento en que tienen que inventarse enteros.

En este lugar la lengua alcanza registros superlativos. Parra sabe convocar palabras que suenan a tierra y ritmos donde la lentitud de la espera es tan intensa como la velocidad de la persecución. Cada elemento está dicho como se debe: los diálogos, los pensa­mientos, la narración; en estas ficciones todo es verdad.

La violencia aquí no es jamás la pirotecnia de una moda. Es una herida que atraviesa toda la geografía del libro. A veces sangra y otras sólo es la calma entre dolores. La violencia no es lo que sucede todo el tiempo, sino la amenaza que obliga a estos perso­najes a vivir de cierto modo, a un estoicismo admirable, pesimista pero no siempre resignado, triste pero no siempre amargo.

Libro tras libro Eduardo Antonio Parra ha ahondado en cierta tradición extrema y muy difícil de practicar del cuento mexicano: la de Juan Rulfo, la de José Revueltas. En Desterrados ha ido más allá: muchas de estas páginas se desnudan, arden, se concentran y llegan a los territorios elementales del mito.

+
cartucho
Relatos de la lucha en el Norte de México

Marginado por villista, por ser de una mujer, por salirse del canon, Cartucho. Relatos de la lucha en el norte de México es uno de los grandes textos de la literatura mexicana. Como señala Jorge Aguilar Mora en el prólogo, Cartucho está en todos los vértices críticos de nuestro discurso histórico-literario: es quizás el libro más extraordinario, donde se funden la singularidad autobiográfica, el anonimato popular, la relación histórica, la transparencia literaria, la crónica familiar.

+
munoz_quemematen
Cuentos completos

Rafael F. Muñoz publicó tres libros de cuentos: El feroz cabecilla y otros cuentos de la revolución en el Norte (1928), El hombre malo, Villa ataca Ciudad Juárez y La marcha nupcial (1930) y Si me han de matar mañana (1933). Esta colección incluye todos los cuentos de estos tres libros, y es el complemento indispensable para habitar con plenitud en un universo narrativo de una coherencia muy singular en la literatura de lengua española. Los treinta relatos forman con las novelas magistrales, Vámonos con Pancho Villa y Se llevaron el cañón para Bachimba, una comedia humana que constituye un mundo de regocijada autonomía.

+
revueltas-jose_palabra-bolsillo
[Nueva edición de bolsillo]

La presente antología de relatos, prologada y compilada por José Agustín, que ya fue compilador de la obra literaria de Revueltas en su primera edición completa, en 1967, y también guionista de la película El apando de Felipe Cazals, quiere poner al alcance de los lectores en un solo volumen los mejores cuentos de José Revueltas publicados en Dios en la tierra, Dormir en tierra yMaterial de los sueños, a saber: “Dormir en tierra, “Dios en la tierra, “¿Cuánta será la oscuridad?, “Los hombres en el pantano, “Hegel y yo..., “La frontera increíble, “El hijo tonto, “La conjetura, “Sinfonía pastoral, “La hermana enemiga, “La palabra sagrada, y su célebre novela corta El apando.

+
garcia-ponce_tajimara

Los protagonistas de los cuentos aquí reunidos siguen sus impulsos al margen de los tabúes que les impone la sociedad para adentrarse en los terrenos  prohibidos, secretos y subversivos que marcan toda la literatura de García Ponce: el incesto, la promiscuidad, la perversidad, el voyerismo. En estos cuentos se reconstruyen las huellas emocionales, eróticas y artísticas que fueron moldeando la imaginación de Juan García Ponce a lo largo de su prolífica, dedicada y original carrera como narrador, uno de los más importantes y obsesivos de la segunda mitad del siglo XX.

+
lizalde_almanaque
[1955-2005]

A más de cincuenta años de la publicación de su extraordinario relato “La cámara”, una obra maestra de sorprendente actualidad, Eduardo Lizalde reúne aquí toda su producción cuentística: dos volúmenes previos y algunos inéditos. Uno de nuestros mayores poetas, dueño de una voz poderosísima que desde sus primeros libros se presenta con una madurez notable, Lizalde explora en los relatos reunidos aquí desde el realismo más extremo hasta la fábula, de la narración filosófica al juego, la ironía o la parodia. Su prosa afilada y versátil sirve lo mismo a la descripción aterradora y veraz de una deriva hacia la locura, a la disquisición erudita o la caricatura política, al humor distanciado del cuento-ensayo y la reseña-ficción, que a la crueldad minuciosa y elegante de su maravilloso “Manual de flora fantástica”: siempre con la aparente sencillez, la enorme fuerza y la violencia exacta que habitan también su poesía.

 

+
soler-frost-misterio

El narrador fino y excéntrico que es Pablo Soler Frost entrega aquí una colección de hermosos relatos, algunos de ellos aparecidos en ediciones minoritarias, hoy inencontrables, y que comparten algunos hilos temáticos o personajes, como el simpático, rarísimo y sabio doctor Greene. La mirada de Soler Frost, que sabe los nombres de todas las flores y de todas las montañas y ha leído todos los libros, es siempre límpida y nueva, como su prosa desnuda. Y es –notablemente– a la vez inteligente y tierna, cultísima e ingenua, doble cualidad que lo vuelve casi único en la narrativa mexicana.

+
solares-lineas
21 relatos sobre la impunidad

Un grupo de escritores indaga en crímenes de la realidad inmediata, que a juzgar por el descontento general no han sido esclarecidos de manera satisfactoria. El resultado abarca tres sexenios: del fraude electoral de 1988 al momento actual. La aparición del EZLN, los asesinatos de destacados políticos del partido oficial, los errores de diciembre, el sospechoso auge del narcotráfico, la presencia de espías extranjeros, la llegada de un presidente de oposición e incluso las responsabilidades en la masacre de Tlatelolco se convierten en el material de 21 relatos que contradicen la versión oficial y proponen nuevas líneas de investigación para crímenes políticos. Así, la realidad se enfrenta a los rumores, las dudas, los cabos sueltos e incluso a las pesadillas que ella misma generó.

+
Orange Blue Green

Ingresar or registrarse